jueves, 18 de septiembre de 2014

Manuel Cristóbal en La Voz de Galicia y ...Arrugas en Japón

Nos pasa Manuel Cristóbal este artículo
El Ferrari de la animación
Para todos los que amamos la animación, Ghibli es algo especial. En cierto modo,el estudio japonés creado por Hayao Miyazaki e Isao Takahata es el Ferrari de la animación. Han sabido crear películas únicas y especiales a la vez que se mantenían fieles a la animación 2D. En 2012 gracias al apoyo del ICEX y la embajada española pude ir a Japón y conseguir una cita con Isao Takahata para hablarle de Arrugas. Ignacio Ferreras el director de Arrugas lo considera su maestro y Ghibli distribuye contadas películas extranjeras...¡había que intentarlo!. Pude visitar su museo, singular y mágico, disfrutar de su cafetería privada adornada con dibujos de Lasseter, Stanton, Ocelot y otros grandes maestros admiradores de Ghibli y visitar el estudio donde terminaban La leyenda de la princesa Sibuya, la última película de Takahata. He visitado muchos estudios de animación pero visitar Ghibli fue algo especial porque el cuidado, el mimo y el virtuosismo de Ghibli es algo único y sus artistas auténticos artesanos. Fondos pintados a mano y otras maravillas no resultan baratas y durante muchos años fueron posibles porque sus películas eran números uno en Japón y tenían un considerable éxito internacional. En la entrevista que mantuve con Takahata durante más de una hora y que fue conseguida y traducida por Asa Kanaseki de la embajada española lo primero que le agradecí al gran maestro fue que mantuvieran esa forma de hacer animación. Posteriormente le conté qué era Arrugas, le enseñé secuencias, le conté un poco la historia y llegó a decirme "Esa película debería haberla hecho yo", lo que sentí como un mareante halago. En la entrevista fue amable y atento y quedamos en que le enviaríamos la película subtitulada al japonés para que pudiera verla. Un año más tarde Ghibli compró Arrugas para distribuir en Japón y cuando a Takahata le pedimos una cita sobre la película nos sorprendió escribiendo una preciosa carta. Ignacio Ferreras pudo conocer a su maestro en una cena después de la cual Takahata se disculpó porque tenía que volver al estudio a acabar su película y en la cafetería privada de Ghibli hay un dibujo de Ignacio Ferreras al lado del de muchos maestros. Todos los que amamos la animación queremos que Ghibli siga de una manera u otra y me emociona cuando mi mujer les pone a mis hijos de 5 y 4 años Totoro o Ponyo del maestro Miyazaki y Pompoko del maestro Takahata. El relevo está dado.